6 hábitos diarios que tenemos internalizados y que perjudican nuestra salud

Analizar durante unos minutos los siguientes hábitos negativos puede ser muy beneficioso para su salud y la de su familia

Comidas cerca de la hora de dormir:

Un estudio realizado por investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) indica que debemos dejar un mínimo de 4 horas entre la última comida del día y el momento en que nos vamos a acostar. Esto nos brindaría beneficios tales como una disminución de un 20% del riesgo de padecer cáncer de mama y de próstata, ya que los mismos están relacionados con la alteración del ritmo producto de un mal dormir. Otros riesgos estarían asociados a padecer obesidad y diabetes, enfermedades epidémicas de nuestra época, mientras que cenar temprano puede extender nuestra vida un promedio de 2 años.

Pobre diversidad de alimentos:

El movimiento Slow Food ha conseguido llamar mucho la atención este último tiempo por sus principios integrales para el mejoramiento de la calidad de vida, los que incluyen inclinarse hacia alimentos de acuerdo a su valor nutritivo y variedad. La disminución en la diversidad en nuestros platos ha significado una pérdida en la biodiversidad mundial, con lo cual tomar conciencia de los desastres ambientales y ecológicos que está ocasionando el cambio climático y la preocupación por cuidar nuestra salud están en perfecta sintonía.

Saltarse comidas:

Nuestro cuerpo necesita aportes de comida cada 2 horas. Por la mañana, si no ingerimos alimentos dentro de la hora luego de despertar, nuestro organismo empezará a consumir la energía existente en nuestros músculos, con lo cual perderemos masa muscular y nuestro metabolismo se relentizará. Por el contrario, acelerar nuestro metabolismo disponiendo las comidas del día de forma ordenada prevenimos patologías como la diabetes y la obesidad.


Estresarnos de más:

En la vida hay situaciones donde no podemos evitar ponernos nerviosos y pasar un mal momento, lo que no podemos permitir es que nos afecte a largo plazo a nuestra salud. Si no basta la voluntad de estar serenos, actividades como el Yoga o la simple meditación pueden sernos de mucha ayuda por sobre otras opciones de actividad física.

Pensamientos negativos:

Se sabe que albergar ideas y sentimientos negativos cotidianamente puede hacer tanto daño a nuestra salud y longevidad como fumar y llevar un estilo de vida sendentario. Los seres humanos respondemos a algo llamado ?ecología social? donde toda infuencia mental que tengamos sobre nosotros mismos y los demás repercutirá inmediatamente sobre nuestro entorno.

No mantener relaciones interpersonales sanas:

Las personas que tienen buena convivencia con su círculo o con cualquier comunidad de la que sean parte viven más y son capaces de prevenir enfermedades degenerativas incurables como el tan temido Alzheimer. Y, si se realizan actividades en grupo, tanto mejor. El Instituto de Investigación del mal de Alzheimer en Reino Unido ha llegado a la conclusión que la neurogénesis se produce inclusive hasta los 90 años siempre y cuando el cerebro se mantenga activo. Emprender actividades y aprender cosas nuevas serían claves para combatir este mal y restituir las células nerviosas perdidas producto de la edad, y, por suerte, estos consejos también son útiles para su prevención.

Más allá de estos hábitos que pueden clasificarse como generales, existen otros para los que hay que tener especial precaución, estos son:

- Fumar

- Beber alcohol

- Alimentos con aporte excesivo de sodio y azúcar

- Malas posturas en el trabajo que pueden traer problemas crónicos a nuestro sistema locomotor



su comentario: