La dieta Mediterránea, alarga la vida y previene enfermedades

Según la Organización mundial de la Salud, la dieta mediterranea es una de la más beneficiosa del mundo.

La dieta mediterránea es una de las más saludables del mundo: previene enfermedades y alarga la vida

Según la organización mundial de la salud la dieta de mediterránea es una de las más beneficiosas para la salud.

La vida moderna y acelerada, de mucho trabajo, impide seguir esta dieta y comer bien.

Las obligaciones laborales obligan a no respetar el plan alimentario.

En 2010 la UNESCO la declaró patrimonio inmaterial de la humanidad.

Esta dieta tiene un conjunto de alimentos que contienen nutrientes con una base antioxidante y antiinflamatoria. Estas dos propiedades son las que previenen enfermedades crónicas como la diabetes, el cáncer, los problemas cardiovasculares o neurodegenerativos. Por eso el envejecimiento es más llevadero y sostiene que la vida se prolongue.

A pesar de sus múltiples beneficios esta dieta se fue dejando de lado por fluctuaciones socioeconómicas, por la falta de tiempo, por el mundo laboral y la necesidad del hombre de ganar más dinero.

Las consecuencias de la alimentación están a la vista, la obesidad es la gran epidemia del siglo 21 y las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad en el mundo. Sin embargo la dieta mediterránea no es difícil. La primera recomendación es el aceite de oliva, que debería ser la única grasa de adición, si es extra virgen mejor.

Este alimento tiene propiedades cardioprotectoras. Siguen las frutas, verduras y frutos secos. Para obtener energía diaria: El pan, alimentos procedentes de cereales, cereales, la pasta, el arroz, lácteos, yogurt y queso fresco son imprescindibles para que la dieta que sea totalmente equilibrada.

El huevo no puede faltar.

Se recomienda moderar la ingesta de carnes rojas a uno o dos días a la semana.

En una frecuencia también moderada se encuentra el vino. Es una bebida tradicional que ingerida durante las comidas refuerza el efecto protector.


su comentario: